sábado, 10 de abril de 2010

Definición diagnóstica del trastorno disocial

A la luz de la definición de conducta antisocial que hemos realizado y de las consideraciones realizadas al respecto, podemos definir el trastorno disocial como un patrón de interacción con el entorno social, que se desarrolla generalmente en la infancia y la adolescencia y que se caracteriza por la comisión reiterada de actos considerados antisociales debido a que ocasionan perjuicios sobre otras personas. El término patrón implica que la comisión de estos actos es constante y forma parte de la dinámica comportamental del individuo, aunque también implica que este patrón responde a unas circunstancias que han permitido que éste sea adaptativo para el mismo.

Como se dijo anteriormente, el trastorno disocial es en realidad una categoría nosológica que tiene su origen en la psiquiatría y que forma parte de las categorías diagnósticas que se han desarrollado para rotular varios problemas de comportamiento que aparecen comúnmente en la infancia y la adolescencia, tales como la hiperactividad, el negativismo, la enuresis, la encopresis y la psicosis infantil.

Antes de los ochenta, las definiciones diagnósticas del trastorno disocial (conocido anteriormente como trastorno de conducta y actualmente como desorden de conducta), sólo involucraban los problemas de comportamiento infantil que ocasionaban un alto grado de perturbación en el entorno social del niño, pero no contemplaban las conductas furtivas o las realizadas en grupos pequeños, tales como el escaparse del colegio o allanar una propiedad privada. Un ejemplo de ello es la diferenciación que hicieron Quay y Peterson (1967) entre el “trastorno de conducta” y el “trastorno socializado agresivo”, quienes los consideraron dos categorías diagnósticas completamente distintas entre sí.

Por medio de su Behavior Problem Checklist “Lista de Chequeo de Problemas de Conducta”, estos autores englobaron dentro de la primera categoría: a) las disputas y las peleas, b) las rabietas y pataletas, c) la desobediencia y la dificultad para disciplinarse, d) la destructividad de objetos personales y ajenos, e) la impertinencia y el descaro, f) la no cooperación en actividades grupales, g) la tendencia a molestar e importunar a los demás y h) el negativismo; en tanto que incluyeron dentro del trastorno socializado agresivo: a) tener malos compañeros, b) los robos en compañía de otros, c) ser leal con amigos delincuentes, d) pertenecer a una banda, e) permanecer fuera de casa hasta bien entrada la noche y f) el absentismo escolar.

Esta tendencia de hecho continuó en los ochentas, como se puede dilucidar de un trabajo posterior de Quay (1983; 1986), quien revisó el instrumento mencionado y analizó su estructura factorial, hallando seis síndromes o grupos de síntomas independientes de la edad, el sexo y la población estudiada. Estos seis síndromes eran los problemas de atención, la hiperactividad motora, la agresión socializada, el retraimiento ansioso-deprimido, el esquizoide-insensible y el trastorno de conducta, agrupando dentro de esta última categoría los siguientes síntomas: a) pegar o pelearse, b) ser desobediente y provocador, c) presentar arrebatos emocionales, d) ser destructor, e) impertinencia y descaro y f) no cooperar o resistirse. Quay, de esta manera, continuó separando el trastorno de conducta de las dificultades de comportamiento propias de los grupos de pandillas juveniles, los cuales mantuvo en una categoría distinta: la agresión socializada, en la cual aglutinó las siguientes conductas: tener malos compañeros, ausentarse de casa, ser un gandul en la escuela, robar en compañía de otros, ser leal con amigos delincuentes y pertenecer a una banda, tal como ya lo había hecho junto con Peterson. No obstante, las conductas antisociales de carácter furtivo y delincuente empezaron a ser englobadas como parte del mismo patrón de comportamiento a partir de esa década y hoy en día se consideran un tipo de trastorno o desorden de conducta y no una categoría distinta de la misma.

Continuaremos en una próxima entrega y recuerda.... Trastorno disocial. Evaluación, tratamiento y prevención de la conducta antisocial en niños y adolescentes del Doctor Cesar Armando Rey Anacona esta disponible en las oficinas de
Manual Moderno Colombia Carrera 12ª N° 79-03/05 Bogotá, Colombia Tel: 2110519 Ext. 111. PRECIO DE LANZAMIENTO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada